Logo Brokline
511111Rating 5.00
Consejos para cuidar las gafas

Hay que reconocerlo: si usa “gafas para ver”, sabe que tener unos lentes limpios y libres de rayones le permiten ver el mundo de otra manera.

También sabe que cualquier contratiempo con ellas, como perderlas, partirlas o rayarlas, puede convertirse en una verdadera catástrofe e, incluso, alterar sus actividades diarias. Todo esto, sin contar los altos costos que implica tener que arreglarlas o comprar unas nuevas.

Estos son algunos sencillos consejos para mantener sus anteojos recetados en perfecto estado por más tiempo.

Consejos para cuidar sus gafas como un experto

A la hora de limpiarlas

  • Prefiera el agua tibia y jabón. Frótelas suavemente con las yemas de los dedos para retirar la grasa e impurezas en ambas caras de los cristales. No utilice esponjas ni otros materiales ásperos. Enjuáguelas con abundante agua.
  • Si va a utilizar líquidos comerciales, verifique que se trate de productos especialmente diseñados para limpiar los lentes y proteger sus filtros.
Las gafas limpias mejoran la calidad de la visión
Unos lentes limpios y cuidados permiten una buena calidad de visión
  • Séquelas con un trapito suave –como los paños de microfibra que generalmente entregan los optómetras al comprarlas–, que no suelte motas y no produzca rayones.
  • Asegúrese de que la montura quede bien seca para que no se vayan a dañar las bisagras y los tornillos.
  • Deje de lado servilletas, toallas, papel y otros materiales rugosos para limpiarlas.
  • Mantenga los pañitos de microfibra limpios.

En el día a día

  • No las deje sobre lugares como sillas, sofás o sobre la cama. Es muy fácil “no verlas” y sentarse sobre ellas.
Evitar las gafas rotas no dejándolas sobre las sillas
Resulta doloroso ver las gafas partidas por dejarlas en el lugar equivocado
  • Impida que se salpiquen con productos que puedan dañar el lente o el filtro antirreflejo, como perfumes o lociones, cosméticos o productos de limpieza.
  • No las ponga sobre la cabeza. Esta costumbre hace que la montura pierda su alineación, lo que es especialmente inconveniente si usa gafas progresivas o si tiene una graduación alta de astigmatismo, miopía o hipermetropía.
  • Evite prestarlas. Cada persona tiene forma y tamaño de la cabeza diferentes y al ponérselas, puede deformarlas. Recuerde que los lentes se hacen teniendo en cuenta específicamente el centro óptico de su dueño.
  • Protéjalos del extremo calor y de los rayos del sol que pueden deteriorar tanto el material de las monturas como los de los lentes.
  • Use siempre las dos manos al quitárselas o ponérselas para prevenir los desajustes.

Le puede interesar: Consejos prácticos para dormir mejor

Cuando no las esté usando

  • Cuando no tenga puestas las gafas, es mejor tenerlas plegadas para prevenir que se rompan por cualquier accidente.
Mantener las gafas plegadas para cuidarlas de golpes
Manténgalas plegadas para evitar daños en las monturas
  • Nunca las apoye boca abajo; la superficie puede causar raspaduras en los lentes.
  • Tenga cuidado con las cadenas, cordones y otros accesorios para colgarlas en el pecho que pueden favorecer los golpes y daños.
  • No permita que otras personas usen sus gafas. Tenga en mente que los ojos son susceptibles a las infecciones y otros contagios.

Por último, si nota que los anteojos están desajustados, acuda a su optómetra de confianza porque es muy importante que el centro óptico de los lentes esté siempre en el lugar correcto para obtener una buena calidad de visión.

***

Si pertenece al sector de los servicios médicos, cuente siempre con el Seguro de Responsabilidad Civil Profesional que ampara a médicos, odontólogos, enfermeras y demás profesionales del área.

Brokline, permítanos asesorarlo.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s