Logo Brokline
511111Rating 5.00
Trucos para hacer la maleta perfecta

¡Por fin llegó la hora de ese esperado viaje! Pero la emoción no evita que cerrar la maleta sea, por lo general, lo último a lo que la mayoría quiere enfrentarse.  ¿Lleva lo necesario? ¿Empacó más de la cuenta?

Estos son algunos trucos para hacer una maleta perfecta.

Planifique el viaje 

Lo primero que hay que tener en cuenta antes de hacer la maleta es saber para dónde va y qué tipo de viaje va a hacer. No es lo mismo empacar para un paseo de largas caminatas visitando ciudades y sus sitios de interés, a uno en el que se va a disfrutar principalmente de la playa o la piscina.

Estudie con antelación los sitios a visitar y su clima.

Si va a viajar en avión, revise con anticipación las restricciones de maletas y equipaje de mano de la aerolínea para que no tenga sorpresas.

Solo lo necesario

Haga una lista de lo que va a necesitar durante el viaje. Le ayudará a empacar solo lo necesario y evitar la tentación de llevar más de la cuenta.

Si viaja con su familia, tenga en cuenta las necesidades especiales, por ejemplo, los medicamentos de los niños. Recuerde que es posible que en otros países no pueda adquirirlos sin una receta médica.

Empiece la lista con lo básico, como ropa interior, ropa exterior, zapatos, productos de aseo personal y maquillaje, medicamentos y elementos electrónicos. Así puede ir agregando las demás cosas que requiera.

Averigüe si en su sitio de destino tiene posibilidad de lavar ropa. Esto le permitiría llevar menos prendas en la maleta.

Empacando la ropa

Elija prendas y zapatos que se puedan combinar entre sí para crear “pintas” diferentes y adaptables a diferentes ocasiones. Lo ideal son los colores neutros, como beige, blanco o negro.

Los prendas más pesadas, como los pantalones, sacos, chaquetas, que se arrugan menos y que son menos delicadas, deben ir en la parte de abajo de la maleta. Deje la parte superior para las más delicadas.

En vez de apilar la ropa, dóblela en rollitos, lo que le permitirá ahorrar espacio. Si arma bolsas de ropa separadas en grupos le evitará tener que sacar todo al tiempo. Aproveche los rincones para meter las bolsas de ropa interior y otras cosas que ocupen poco espacio.

Guarde los cinturones en el cuello de las camisas.

Meta los zapatos en bolsas para prevenir que ensucien el resto de las prendas. Y no ceda a la tentación de llevar zapatos que solo va a utilizar una vez. Prefiera modelos que se adaptan a situaciones casuales y un poco más formales. ¡No estrene zapatos durante el viaje!

Empacar la ropa en bolsas al vacío puede ser una opción interesante, porque saca el aire de las prendas y reduce su tamaño sin dañarlas.

Si el viaje largo es por tierra o con escalas, arme una maleta aparte con la cosas de todos los integrantes de la familia para no tener que desempacar todo el equipaje en cada parada.

Productos “tamaño viaje”

Prefiera llevar sus productos de aseo, como cremas, protectores, champú, perfume y demás objetos de tocador, en frascos y kits de viaje poco voluminosos.

Para prevenir terminar con la ropa llena de champú (¿le ha pasado?), empaque los envases de líquidos y cremas en bolsas herméticas.

Lleve los anillos y otras joyas pequeñas en pastilleros.

Los documentos, a la mano

Los documentos, como cédula, pasaporte, carné de salud, pasajes, reservas de hotel y direcciones, deben estar en su bolso de mano o cartera. Si lleva celular, sáqueles fotos o lleve fotocopias para que las cargue en un lugar diferente de los documentos originales.

Si viaja al exterior, recuerde el pasaporte, la visa –si es necesaria– y cualquier otro requerimiento del país de destino.

No olvide su Seguro de Viajero, que cubre gastos médicos, legales, de medicamentos, odontológicas y de equipaje. Recuerde que este se debe solicitar, como mínimo, 8 días antes del viaje.

Brokline, permítanos asesorarlo.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s